Después de una dura jornada de pesca el pescador va a su bar de siempre y le pide a la camarera:

- Por favor, Vanesa, ponme un gintónic
- ¿Qué tal, Don Manuel? ¿le pongo pepino?
- Sí bonita, desde el primer día que te vi

********************************************

Un tío lleva tres horas pescando sin ningún resultado, en esto que viene el cartero del pueblo, mete la mano en el agua y empieza a sacar truchas una tras otra.
- Pero bueno! Como puede hacer eso!
- No, yo es que las pesco con la mano.
- Pero eso tendrá truco, no?
- Bueno, como usted me ha caído bien le diré el truco. Lo único que tiene que hacer usted es meterle la mano ahí mismo a su mujer y después venir a pescar. Al meter la mano en el agua los peces se sienten atraídos y los puede coger con la mano.
- Gracias, gracias.
Total, que el tío recoge los aparejos de pesca y vuelve antes de tiempo a casa para hacer la prueba. Su mujer esta limpiando los cristales y el tío llega por detrás y le mete la mano por debajo de la falda en el lugar correspondiente. La mujer dice:
- Ay, carterito! Que juguetón estas hoy!

********************************************

¿Sabéis por qué Noé no salió a pescar durante el diluvio?
-Porque solo tenía dos lombrices....

********************************************

Hoy me levanté temprano, me puse los calzoncillos largos, me vestí con calma, me tomé un café, agarré mis cañas de pescar, me fui silenciosamente al garaje, puse las cañas en el maletero del coche y procedí a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial.
Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a una fuerza sobrenatural.
Sin lugar a dudas, no era un buen día para salir a pescar. Por lo que decidí volver a guardar el coche en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día.
Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, puse mis manos en sus pechos y le susurré al oído:
- El tiempo afuera está horrible.
Ella me contestó medio dormida:
- Ya lo sé. ¿Te puedes creer que el gilipollas de mi marido se fue hoy pescar?

********************************************

Un niño le pregunta a su padre:
- Papá, papá, ¿los peces se sientan?
- Por supuesto. Y si no ¿para qué crees que están los bancos de sardinas?

********************************************

Manolo salió a pescar con un amigo, alquilaron un bote y fueron a la mitad de un lago. Pasó una hora sin que pescaran nada. Remaron hasta otra parte pero pasaron dos horas... y tampoco. Remaron hasta otro lugar y ahí sí pescaron muchísimo. Manolo comentó:
- Oye, tío, este sitio es el mejor, deberíamos marcarlo para volver mañana.
Entonces el amigo tomó un lápiz y se zambulló. Al rato salió y Manolo le preguntó:
- ¿Dónde hiciste la marca?
- En el fondo del bote.
- ¡Si serás bruto!.. ¿Y si mañana nos dan otro bote?

********************************************

Entre dos pescadores. Uno, mostrando el brazo entero, dice:
- ¡Ayer yo pesqué un pez así!
El otro pescador le dice:
- ¡No seas tan mentiroso! ¡No existen peces tan peludos!

********************************************

Bonifacio se levanta a las 4 de la mañana y se prepara para ir de pesca. La mujer le dice:
- Bonifacio, quédate en casa. ¿Tú no oyes qué aguacero está cayendo?
- ¡No importa! -, dice Bonifacio -. La lluvia no va a parar a un buen pescador.
Sale de la casa y va a la parada de autobuses. Pasa más de una hora mojándose y con una viento fuertísimo, y el autobús nunca llega. Por fin Bonifacio se rinde y vuelve a la casa. Se quita la ropa mojada y, temblando del frío, se mete en la cama, diciendo:
- ¡Qué maldita tempestad!
- ¡Imagínate! Y el idiota de Bonifacio se fue de pesca -, dice la mujer.

********************************************

Un señor esta sentado en la calle con una caña de pescar.
- ¿Pican muchos?, le dice otro.
- Con usted van siete.


скачать dle 10.4фильмы бесплатно

25 Apr 2014