Nicole, de 19 años, desde que tenía cuatro años guarda barras de desodorante y aerosoles por toda la casa y recurre a ellas cuando le da la gana. Ahora, Nicole lo consume todos los días, después de las comidas y si se despierta en mitad de la noche. De tanto comer desodorante, la boca se le queda seca y a Nicole le duele el estómago, cuando esto ocurre, opta por rociarlo sobre su lengua. Nicole confiesa que no tiene ningún control sobre su adicción. "Mi cerebro me dice que tengo que comer", añade la joven, pero intentó dejarlo durante una semana y se puso muy enferma con fuertes dolores de cabeza’.

La joven es consciente de que tiene que abandonar el hábito porque el ingrediente principal del desodorante es el aluminio, que puede causarle demencia, convulsiones y hasta la muerte. Convencida por su novio y un amigo, Nicole acude a terapia con la esperanza de irse alejando de esta sustancia que le arruina la vida.

Mujer adicta a comer desodorante



Mujer adicta a comer desodorante



Mujer adicta a comer desodorante



Mujer adicta a comer desodorante



Mujer adicta a comer desodorante



скачать dle 10.4фильмы бесплатно

5 Mar 2013