Porque no hay vida sin razón para vivir, Monique decidió buscar la suya mirando sus otras extremidades. Fue entonces cuando decidió abrazar, agarrar con fuerza, un aparato que le llevaría a tocar la gloria. El manocliclo, un vehículo de tres ruedas que se ase con las manos para lograr el impulso que llega con los brazos. Sentada entre sus barras, Monique comenzó a sentirse libre. Con él consiguió, tras ganar su primera prueba con solo 15 años, dos medallas de plata en Pekín, tres campeonatos del mundo y una plusmarca mundial: ”Me dio confianza. Aprendí a pensar en las posibilidades, no en las limitaciones”, indicó la ciclista paralímpica.

El milagro de Monique van der Vorst 1



Cuando tocada el cielo demostrando un admirable valor por la superación personal, la holandesa fue arrollada por un coche mientras realizaba un entrenamiento. Este accidente le sembró dudas, pero volvió a competir con un collarín abrochado a su cuello.

Fue en Mallorca cuando en la disputa de una carrera sufrió un nuevo accidente que le dio la vuelta a su vida, otra vez. Un ciclista topó con Van der Vorst y con ella en el suelo sus piernas comenzaron a moverse con movimientos espasmódicos: ”No hay forma de explicarlo. Sentir algo en las piernas, donde antes no sentías nada”, relató.

Un dolor de espalda le acompañó en su estancia en el hospital, donde sus delgadas piernas, que quedaron así a raíz de su invalidez, comenzaron a sufrir un cosquilleo que se convirtió en firmeza tras una larga rehabilitación en la que se sirvió de sus fuertes brazos desarrollados en la competición paralímpica. Monique van der Vorst ahora vuelve a andar, pero aun así siente un vacio.

El milagro de Monique van der Vorst 2


La holandesa ahora disfruta pisando la nieve, subiendo escaleras continuamente, pero las autoridades que se encargan de certificar la condición de discapacitado para poder competir en el tipo de pruebas en las que Monique ha triunfado le han comunicado que no cumple los requisitos necesarios para la competición.

La vida de Monique van der Vorst se ha volteado radicalmente en dos ocasiones y lo que un día fue tristeza siempre supo transformarlo en éxito. Ahora tiene un nuevo reto: ”Sueño con competir en el Ironman como atleta normal”, afirmó. Quedan pocas dudas de que así será.
El milagro de Monique van der Vorst 3





Mandar a un amigo

14 diciembre 2011